Deportes

Análisis de Entorno

Piloto, Aeroquest, Aeropuertos, Miami, Estados Unidos, Venezuela
Todo empezó en Behanavís..., y con Quino Colom - AS.com

Caracas.-  Ya la política parece haberse agotado y estamos en camino a continuarla “por otros métodos”, sobre los cuales parece haber consenso, pues tanto Maduro, como Guaidó, por Venezuela, y Duque por Colombia hablan de violencia todo el tiempo.

Nunca había escalado al punto que las autoridades colombianas pidan a su población conservar la calma y no alarmarse; mientras en Venezuela, el chavismo prepara a su gente para la guerra, y manda a su ejército a la frontera con misiles y amenazas de bombardeos de la capital colombiana.

La situación me recuerda a las fronteras de Turquia-Siria-Iraq, con el isis, los kurdos y todas las demás fuerzas operando en simultáneo, apropiándose de pozos petroleros y oleoductos para financiar sus operaciones, donde la sensación que quedaba era que se iba perdiendo el control institucional, y que la gobernabilidad desaparecía. Bashar Al Assad, por ejemplo, mantiene el poder, pero ya no controla a su país como un todo, produciéndose un desmembramiento de hecho, que pudiera hacer que en un tiempo haya que volver a dibujar sus fronteras. Esa es la sensación que me produce lo que nos está ocurriendo, y no puedo quitármela cuando leo sobre la interacción entre nuestros actores locales, con riesgo de desmembramiento de nuestra integridad. Tenemos conflictos fuertes con Colombia, Brasil y Guyana, todos al mismo tiempo y todos con la misma capacidad de volverse explosivos, tal como está ocurriendo ahora con Colombia. Sin olvidar que al norte limitamos con EEUU, y con Holanda, todos con capacidad de presionarnos, con una cierta “legitimidad” que últimamente se apoyó en el informe Bachelet.

Dicen que “guerra anunciada, no mata soldados”, pero esta, además de anunciada, nos anticipa una asimetría militar tan grande, que por mas equipadas, entrenadas y motivadas que puedan estar nuestras fuerzas, no hay manera que podamos mantener tantos frentes activos simultáneamente, sin sufrir daños irreparables en vidas, infraestructura e integridad territorial. Ni siquiera creo que vaya a darse ese escenario, pero con la sola posibilidad de que se dé, ya habría que revisar el caso desde cero.

Social

La presión social está creciendo, y cuanto más “controlada” la tengan, más se acumulará, hasta convertirse en una bomba de tiempo que superará a los mecanismos de control social, porque los encargados de ejercer ese control, son los mismos (ellos y sus familias) que sufren las situaciones que generan la presión.

No parece que el gobierno tenga soluciones, sino un conjunto de paliativos sucesivos, que sin modificar la realidad, van exacerbando el humor social.

Con solo circular en los diferentes ambientes, ya se siente que ir a trabajar puede resultar más costoso que quedarse en la casa, que los precios siderales los están llevando a un trueque al detal, la taza de azúcar a cambio de la taza de arroz, que la impunidad y la inseguridad les están induciendo el componente de rabia, y que cuando las encuestas la midan ya va a ser tarde.

El ambiente social no es bueno, y se le está pidiendo al pueblo sacrificios muy grandes que cada vez resulta más difícil de explicarse (a uno mismo) a cambio de qué tantas carencias y tanto dolor.

Política

El cambio doméstico en EEUU de la salida de Bolton (por motivos distintos a Venezuela), se ha convertido en una renovación de la esperanza para la gran masa opositora porque dio la oportunidad de medir el grado de compromiso de Trump con los cambios en Venezuela

Todo hace pensar que esta nueva etapa será más dura para con nosotros, en el sentido de mas sanciones y posiblemente ahora si pudieran considerar algo militar apoyando a Colombia, vía la OTAN, o hasta por cuenta propia; pues el reemplazante, Michael Kozak, viene con la idea de alinearse a las declaraciones de Trump de “mi punto de vista sobre Venezuela, era más duro que el de Bolton“, inaugurando una nueva etapa en la relaciones MaduroTrump, ya con las lecciones aprendidas en los tres trimestres anteriores: los Do´s y los Dont´s.

Económico

Lo resaltante de la semana fue el caso del banco venezolano con intereses en Curazao y Panamá, que contrario a lo que se pudiera pensar, no explota en la central y arrastra a las filiales, sino que, explotan las filiales y arrastran a la matriz a la intervención por parte del gobierno venezolano. Ya en el pasado lo habíamos visto con uno de los grupos industriales privados que en los 90 se internacionalizó, y sus filiales en Argentina y California quebraron, y consumieron a la casa matriz; la cual con el tiempo logró sobrevivir, más que nada porque todos los damnificados –mercado de capitales- creyeron en la esencia del negocio y capitalizaron sus acreencias, confiadas en un equipo gerencial externo que hizo un takeover de crisis, lo regularizó, y lo entregó a una gerencia de normalidad. Es difícil pensar que eso pueda ocurrir en el caso de este banco, porque hay elementos reputacionales en el medio que hacen la diferencia. 

Afortunadamente, el sistema bancario venezolano cuenta con una solidez importante, y con características propias, que hace casi imposible que la caída de un banco pudiera convertirse en una crisis sistémica. Cada banco funciona como una burbuja autónoma con la mayoría de sus depósitos en manos del BCV, con poquísimos créditos interbancarios, y en general sin elementos de contagio que se extiendan por el sistema.

@btripier btripier @ntn-consultores.com  www.ntn-consultores.com