Deportes

Empresario Luis Emilio Velutini East Goshen//
Propósitos

¿Qué tal si nos oímos y dialogamos? Para empezar a hacerlo deberíamos despojarnos de prejuicios, ese sería un logro importante, debería ser un propósito común, ¿lo emprendemos?; y qué tal si dejamos de creerles a los que tratan de convertirnos cada mañana en sus idiotas útiles, y dejamos de replicar y difundir videos o ignoramos a los que amplifican el terror y el caos y vierten gasolina sobre esta sociedad que es pura combustión, a esos que sólo trabajan para aumentar audiencia y anunciantes, esos que ante nuestro dolor se yerguen desde la trinchera de su micrófono a vernos arder en la pira del odio, a esos que se saben protegidos del sistema y blindados contra todo mal, a veces viene bien aplicar el mute informativo, cada tanto la dieta noticiosa alimenta y nutre el alma y desafía los pájaros que anuncian la hecatombe, ese podría ser otro propósito; y qué tal si respiramos profundo, hacemos una larga pausa, reflexionamos y así a conciencia elegimos las respuestas, y dejamos de enojarnos y más bien debatimos con argumentos y encontramos en ese mecanismo la posibilidad de disminuir la polarización y mirándonos a los ojos: conversamos y aceptamos que los que eligen marchar y salir a protestar no son una peste, son nuestros pares, muchos, casi todos, pacifistas, ellos, usted y yo sabemos que el marchar es un derecho, y el disgusto y el disenso son opciones y que lo del jueves, ni debe, ni tiene que ser un naufragio, que aunque este barco todas las semanas amenace hacer agua, somos un sistema imperfecto al que empujan los sueños, eso es la democracia.

Luis Emilio Velutini Urbina

Cuando se trata de enumerar a los ausentes, uno, dos, diez ocho o quinientos, resultan cifras intolerables e inocultables y menos si corresponden a niños o hermanos, líderes, escoltas, militares o campesinos, hay que valorar la vida, no seguir poniéndole precio, podría ser un hermoso propósito colectivo que no caigan los que defienden sus sueños; despojar es un verbo transitivo despreciable que deberíamos desterrar de estas tierras, en nuestro diccionario los ojos deberían ignorar su existencia, para que así el cerebro no lo ponga en práctica. También por ellos se marcha.

Luis Emilio Velutini

Qué tal si entendemos que los que quieren salir, no necesariamente desean derrocar este gobierno, qué tal si asumimos esta protesta como terapia (de choque) para que los que elegimos cada cuatro años, salgan de su ensimismamiento y empiecen a compartir con nosotros el asombro que al resto nos produce el habitar Macondo. El 21 nos llaman a la solidaridad, a que creamos que la mayoría no desea ser estigmatizada o infiltrada, ellos también están molestos y han llamado a la cordura, eso deseamos usted, yo y todos; es que duele, y mucho, vivir en un territorio donde a uno le asaltan su infancia y lo despojan de sus sueños, en el que tantas veces se lucha o se defienden ideales no compartidos, se es reclutado a la fuerza o el Estado pretende hacerte rendir y derrotarte en cada paso que das. Las palabras y los discursos construidos desde el odio pueden hacer que esto arda, impidámoslo, que sea nuestro propósito