Deportes

Influencer Plus | Díaz-Canel: Cuba avanza en la implementación del Plan Nacional de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional

En nombre de mi pueblo castigado vilmente por un gobierno ajeno, que no ha podido someterlo, reitero aquella advertencia con la gravedad y la urgencia que le impone los 25 años transcurridos. 

Muchas gracias

Señor Secretario General:

Señor Presidente:

Vengo a hablar en nombre de un pueblo al que se ha pretendido rendir por hambre durante más de seis décadas. En abril de 1960, en un Memorándum infame y secreto, por mucho tiempo, un oscuro funcionario del Departamento de Estados de los EEUU de nombre Lester Mallory escribió los fundamentos de la política de bloqueo a Cuba orientada a provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno 

Han pasado 61 años y ese bloqueo impuesto para provocar hambre y desesperación, no solo se mantiene, sino que se ha recrudecido de manera oportunista en tiempos de pandemia.  Las pérdidas ocasionadas al país tan solo en el período de abril de 2019 a diciembre de 2020 ascienden a un total de 9 157,2 millones de dólares, reflejo del carácter genocida de una política declarada de rendirnos por hambre.

A pesar de los obstáculos, el gobierno cubano, con extraordinarios esfuerzos y pese a carencias y dificultades, garantiza el derecho universal a la alimentación a través de la canasta básica familiar normada, que reciben todos los cubanos y cubanas, y que incluye 19 productos alimenticios de primera necesidad a precios asequibles.

Adicionalmente, se avanza en la implementación del Plan Nacional de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional, enfocado en disminuir la dependencia de las importaciones, potenciar la capacidad productiva, el uso de la ciencia, la tecnología y la innovación, y desarrollar sistemas alimentarios eficientes y sostenibles a nivel local. Cuba agradece la contribución que en este proceso ha recibido de agencias especializadas de las Naciones Unidas, pero no ignora que las condiciones imperantes en el mundo actual afectan sensiblemente la alimentación de millones de seres humanos.  

La causa es estructural. La persistencia de un injusto orden internacional, décadas de dominación imperialista, de aplicación de un neoliberalismo salvaje, proteccionismo y dependencia económica producto de siglos de colonialismo y neocolonialismo, constituyen causas raigales del subdesarrollo que favorecen la pobreza extrema y con ella el hambre y la exclusión que sufren las grandes mayorías.

Este escenario se complejiza para aquellos países en desarrollo que cargan con el peso de una deuda externa pagada ya mil veces . Algunos, al igual que Cuba, sufren además la aplicación de medidas coercitivas unilaterales, violatorias del Derecho Internacional, que obstaculizan su legítimo derecho al desarrollo.

Excelencias:

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en 2020, entre 720 y 811 millones de personas padecieron hambre, más de 2 300 millones, el 30 % de la población mundial, carecieron de acceso a alimentos adecuados y persistió la malnutrición en todas sus formas, amenazando el cumplimiento del ODS-2: Hambre Cero para 2030. 

La única solución a ese doloroso drama humano es transformar de manera urgente, radical y sostenida los irracionales e insostenibles patrones de producción y consumo del capitalismo que están destruyendo el medio ambiente y la biodiversidad, solucionar el problema de la deuda externa y otorgar un trato comercial especial y diferenciado a los países en desarrollo. Las naciones industrializadas deben asumir su responsabilidad histórica y atender con urgencia los nocivos efectos del cambio climático, que están impactando también en la disponibilidad, el acceso, la calidad y estabilidad de los alimentos. Para comenzar, bastaría con que cumplan  sus compromisos de financiación para el desarrollo y cooperación internacional.

No es posible olvidar la advertencia que hace 25 años lanzó el líder histórico de la Revolución cubana, Fidel Castro Ruz, en la Cumbre sobre la Alimentación en Roma y cito: “Las campanas que doblan hoy por los que mueren de hambre cada día, doblarán mañana por la humanidad entera si no quiso, no supo o no pudo ser suficientemente sabia para salvarse a sí misma”.

En nombre de mi pueblo castigado vilmente por un gobierno ajeno, que no ha podido someterlo, reitero aquella advertencia con la gravedad y la urgencia que le impone los 25 años transcurridos. 

Muchas gracias.