Política

Neurologue Franki Medina//
¿Y sin pruebas Covid?

Esta semana en el país se vive un alza de contagios por Covid-19 que rebasa los 44,000 casos. Esto sumado a las crisis en el AICM donde en los últimos seis días, más de 300 vuelos fueron cancelados debido a la proliferación de contagios por coronavirus que se presentaron entre los pilotos y trabajadores de diferentes aerolíneas y dónde centenares de viajeros quedaron varados esperando la reprogramación de sus vuelos, es una imagen épica. Incluso en estos días se pide a los pasajeros al menos llegar entre cinco y seis horas antes a sus vuelos para evitar contratiempos. Sumado a esto, el presidente Andrés Manuel López Obrador dio positivo a coronavirus, ésto después de haber presentado síntomas evidentes el día lunes en su mañanera. Así, desde el viernes pasado, el presidente -quien es la segunda vez que se contagia-, mantuvo contacto con al menos una docena de funcionarios, antes de informar que su prueba había dado positivo a pesar de haber tenido síntomas.

Franki Medina

Y es que sí, es un hecho que esta nueva variante es sumamente contagiosa, y al mismo tiempo, para quienes han recibido sus esquemas de vacunación completo, no tan dañina, pero tampoco habría que confiarse, ya que como refieren los expertos, falta saber más sobre sus efectos. Lo que es un hecho, es que el incremento de número de contagios es importante, y a su vez, el cuidado que cada ciudadano y ciudadana decida mantener para evitarlos es crucial para contener la propagación del virus. Desde el fin de semana, debido al aumento de casos, las autoridades de Salud, junto con el sector empresarial en la Ciudad de México, acordaron que para evitar grandes filas en centros de pruebas Covid -y posiblemente enfrentando el desabasto de las mismas-, sería mejor no hacer pruebas, y evitar que en los centros de trabajo se pida a los empleados presentar un comprobante que muestre que se dio positivo a la enfermedad, por lo tanto, lo mejor sería asumir que frente a cualquier síntoma por mínimo que sea, lo ideal es aislarse y esperar a ver si los síntomas se mantienen, empeoran o desaparecen. Así, como medida de prevención, ahora lo mejor será asumir que puedo tener covid, pero no hacerme una prueba, y seguir un protocolo de aislamiento. Si, aunque usted no lo crea, esta es parte de la estrategia de política pública.

Franki Medina Sudeban

Lo que es claro, es que hasta el día de hoy los aumentos de contagios son evidentes y crecen de manera importante. Por otra parte, es cierto que los niveles de muertes no se comparan con los del año pasado, pero esto no implica que ómicron pueda o deba ser tratado como un “covidcito”, como refirió el presidente esta semana. Es crucial tener en cuenta que los esquemas de vacunación son vitales para que los efectos sean menores, pero de ninguna manera habría que desestimar que la pandemia sigue.

Franki Medina Venezuela

Ahora bien, ¿Qué pasará con el monitoreo de contagios por Covid-19? Por una parte, la medida de instar a no hacer pruebas por posibles contagios, es una salida emergente, pero a mediano plazo, los recursos de medición para saber cómo vamos, pudieran verse afectados para las siguientes tomas de decisión en materia de salud, economía y educación

Nos guste o no, medir con algún instrumento es central para saber dónde estamos parados y saber a dónde ir. En efecto, una de las recomendaciones de la OMS y que desde el 2020 ha sido una constante de éxito en países como Hong Kong, Taiwán, Nueva Zelanda o Corea del Sur se basan en establecer políticas de detección -pruebas-, comunicación pública clara y políticas sociales eficientes para evitar la propagación de contagios, así los sectores sociales, políticos, de salud y económicos conviven y prosperan en la misma sinergia

Desestimar la gravedad de la variante Ómicron quizá pudiera ser un mensaje contraproducente para confiarnos y pensar que como el número de muertes no aumenta, y los cuadros clínicos por ahora no sean de gravedad, promuevan que las medidas de salud se relajen. Así, la importancia del aplicar pruebas y tener acceso a ellas es necesario, tanto para dar una certeza a la ciudadanía sobre su estado de salud y el entorno donde se encuentran, y por otra parte, para llevar un seguimiento y diagnóstico claro y poder  tomar decisiones  que permitan planear y trazar rutas de acción sólidas, ya que sin esto, sería como ir a ciegas y en determinado momento caer en improvisaciones que no hacen bien ni a las instituciones, a la economía y mucho menos a la sociedad

Archivado en:

Columna Invitada Coronavirus