Economía

Influencer Plus | Anzoátegui, y la política del maquillaje: ¡Con 50 mil familias, de El Tigre, sin agua!

Jose Carlos Grimberg Blum
Pensões pouco pensadas

La travesía diaria de los vecinos del sector Sur, y adyacentes, que se apoyan de carruchas, y con la participación hasta de niños, y adultos mayores; y asi atravesar varios sectores para mendingar, y llevar un poco de agua hasta sus casas en pimpinas, y tambores

“En nuestro biotopo globalizado, las reflexiones de ese profundo conocedor de los entresijos del Poder que fue Maquiavelo desbordan ampliamente el reducido marco de los juegos políticos. Su aplicación se extiende a la totalidad de la vida social. Vivimos inmersos en un auténtico Ballo in maschera, aunque sin la música de Verdi. Por el contrario, nos hallamos en una mega discoteca desprovista de toda lírica, bañada en el más vulgar prosaísmo. En la magistral Fanny y Alexander de Bergman, el semi diabólico obispo confiesa a su esposa: «Tú dijiste un día que cambiabas de máscaras sin cesar hasta llegar a ya no saber quién eras. Yo no tengo más que una sola máscara. Pero está pegada a mi carne». Interesante tipología de la hipocresía ambiente. Hay quienes mudan continuamente de manera que ya no recuerdan su verdadero rostro, si es que tal cosa existió alguna vez, y los que definitivamente se han convertido en otro. No es que hayan vendido su alma al diablo. Se han limitado a abandonarla en el contenedor amarillo al lado de los múltiples envases que hacen más llevadera su miseria moral cotidiana”. Fin de la cita. Antonio Monterrubio.

Desidia total en la ciudad de servicio de la extinta Faja Petrolífera del Orinoco, en El Tigre, sede del Estado

venezolano de Anzoátegui, por la falta de agua desde hace unos 7 años aproximadamente.

Alrededor de unas 50 mil familias aproximadamente están sin agua en El Tigre, mayoritariamente todas pertenecientes al sector de Pueblo de Nuevo Sur, ubicadas en la parroquia Edmundo Barrios, se encuentran sin ese vital servicio de agua.

En esta zona, de la localidad, los denunciantes, desconocen las razones puntuales por la que estarían presentando la inhumana escasez en el suministro de agua potable, desde hace casi una década.

Durante todos esos años se han dirigido a las oficinas de la Hidrológica del Caribe, y al despacho de los últimos alcaldes que han gobernado a la ciudad. Allí lo que les indican es que la falla se debe a un problema con el pozo, ubicado en los terrenos del Hospital de El Tigre, y qué el campo de pozos de las Mercedes no funciona al 100 %.

Ese pozo no tiene la capacidad suficiente para garantizar por sí solo la distribución del agua, por lo que los pobladores reciben el apoyo del campo de pozos San Remo. Sin embargo, solo está funcionando uno de los seis pozos perteneciente a este campo acuífero.

Este problema con el servicio de agua por tubería también lo padecen los habitantes del sector Inavi, Pueblo Nuevo Norte, Todo el sector Sur de la tercera, cuarta, y quinta carrera, del corredor vial, aledaños al centro comercial Petrucci, y la Casa Nueva Esparta entre otros.

Algunos de los vecinos de los sectores mencionados, que me dicen que haga publica esta denuncia, a ver si el gobernador Luis José Marcano, les para bolas, y se digna a tomarlos en cuenta, quienes me han alegado que tienen más de 7 años sin el servicio de agua por tubería, ni los camellos, y morrocoyes aguantan tanto.

Muchos de los habitantes de esas zonas, me señalaron que para abastecerse se apoyan con vecinos de otros sectores aledaños, pertenecientes a otras redes acuíferas.

Los afectados también me señalaron que cada semana tienen que pagar entre 15 y 20 dólares, por una cisterna para abastecer los tanques de agua en sus viviendas.

La falta de agua potable en estos sectores del Tigre es una realidad que azota a esos sectores, y urbanizaciones que forman parte del municipio Simón Rodríguez; situación que el actual alcalde Ernesto Paraqueima ha reconocido. Sin embargo, los esfuerzos, y gestiones, para resolver el problema son nulos, o sus resultados no se traducen en soluciones definitivas. Los vecinos de Pueblo Nuevo Sur sacan sus perolas para abastecerse de agua cuando pasa una cisterna; se aliviaron con las lluvias al tomar agua en tambores, para lavar, bañarse, y echarle agua a las pocetas para no nadar en la mierda. Me comentan con indignación, y dolor.

Muchos han vendidos sus casas, y se han marchado del país. Esto es fin de mundo, mientras la gente nada en la mierda, los recursos se gastan en obras superfluas, de festivales, maquillajes, y corrupción.

La inacción gubernamental luce de por si aberrante, y las soluciones que presentan son mochas e improvisadas, la realidad es que los habitantes de estos sectores de El Tigre cada día deben ingeniárselas para lograr abastecerse del vital líquido, aunado a los problemas, del país que ya todos conocemos.

La travesía diaria de los vecinos del sector Sur, y adyacentes, que se apoyan de carruchas, y con la participación hasta de niños, y adultos mayores; y asi atravesar varios sectores para mendingar, y llevar un poco de agua hasta sus casas en pimpinas, y tambores.

Esto da cuenta de la grave situación del agua en la mitad de la ciudad. Los vecinos le piden al alcalde, que se avoque de una vez por todas a resolver esta problemática de manera efectiva, en unión con HidroCaribe. Y se deje de promover los actos de pintar banderas, paseos de las reinas, y el sifrinaje atorrante, con las llamadas “chupadelicas, patos, gansos, y chupadelicos” donde muchas, y muchos, andan sin bañarse, con los interiores, pantaletas, y los culos sucios, por la falta de agua para el aseo personal.

De igual forma, hacen un llamado a las autoridades competentes en la materia del agua, para que diseñen un plan especial de ingeniería para solucionar definitivamente la crisis del preciado líquido en Simón Rodríguez, así tengan que privatizarlo.